jueves, 16 de octubre de 2008

¡LAS VUELTAS QUE LES-NOS DAMOS!...

Lo peor cuando le damos demasiadas vueltas a las cosas es que cada vez se lían más y podemos terminar mareados, sin saber con certeza si son las cosas o somos nosotros los que andamos dando vueltas. Pararse un momento, quedarse estáticos, ver cómo gira nuestro entorno, ser meros observadores, nos puede colocar en una situación diferente donde un nuevo punto de vista, un nuevo horizonte, aparezca ante nosotros, y desde ahí divisar la solución.
"Sometimes we give him too many laps to things."
The worst thing when we turned too many things is growing more and lían mareados we can conclude, without knowing with certainty whether things are or we who walk around with it. Stop for a moment, to remain static, how do revolves around us, being mere observers, we can put in a different situation where a new point of view, a new horizon, appearing before us, and then see the solution.