miércoles, 28 de abril de 2010

¡Y TÚ MÁS!

and you more!

Expresión universal aplicable a todo el mundo y en todas las circunstancias; aunque nadie negará que alcanza su grado superlativo en ámbitos políticos, más concretamente entre el estamento político-partidista de las "democracias" (entiéndase partitocracias) parlamentarias, llegando a tener un "hedor" insoportable entre el Gobierno de turno de un país cualquiera y la oposición, también de turno, del mismo país. Si alguien cree que exagero, le invito a que me diga –escriba– si conoce algún ejemplo donde la oposición política admita que el Gobierno de turno ha hecho algo bien, y viceversa... Bueno, ahora que cago, perdón, que caigo, algo en lo que sí se han apoyado ha sido en sanear (limpiar la "suciedad") a los bancos y las multinacionales que nos han sumergido –ahogado– en la crisis, para que de este modo el sistema neoliberal pueda seguir llenando de mierda plazas y mercados, ¡que se lo digan si no a Grecia, Portugal, Irlanda o España!
"¡Y tú más!" siempre huele mal: aleja la responsabilidad propia vertiendo en lo ajeno la causa de todos los problemas, impidiendo así el encuentro con el otro para que juntos intentemos solucionar creativa y respetuosamente los males que nos aquejan.