jueves, 28 de febrero de 2008

A VECES SENTIMOS QUE NOS TOMAN...

Y es que esto de ir a votar me recuerda cuando daba limosna al pobre de la esquina: ni me quedaba contento al darle (la causa de su problema no se solucionaba) ni al no darle (el deber de socorrer al necesitado). Me resulta una tomadura de pelo (y ofrecerle un cheque en blanco al político de turno) el ir a votar cada 4 años y "adios muy buenas"... Lo de las listas cerradas, el sistema de conteo de votos, la democracia representativa formal..., no me convence, aunque sí me vence. Trabajo por una democracia participativa, y como protesta lo mismo voto en blanco, aunque sé que con él también se "limpiaran el culo".