viernes, 8 de febrero de 2008

A VECES RESULTA DURO...

Sin comentarios...
¿Quién no se ha sorprendido alguna vez poniendo todo tipo de excusas y de trabas para evitar ese momento de profunda y lúcida soledad ante el espejo –real e imaginario– de nosotros mismos? Encuentro duro, a veces, pero siempre enriquecedor.