martes, 24 de febrero de 2009

JOSÉ LUIS GARCÍA-PÉREZ, EL ACTOR DE LAS MIL CARAS


José Luis García-Pérez, Actor “culoinquieto”
“Soy un buscavidas”
Por Juan Ignacio Cortés.

El rostro de José Luis García-Pérez se puede encontrar en gran parte de las series más populares de los últimos años de la tele en España (Aída, Policías, Ana y los siete, Un paso adelante…). También lo podemos recordar de películas como Que parezca un accidente, Lola, Volando voy, Reinas, Héctor… Además, ha trabajado, y mucho, en teatro. Tanto en producciones ajenas como en las propias de la compañía de la que es cofundador: DigoDigo Teatro. Cuando le conoces en persona, no te extraña lo extenso de su curriculum. Culoinquieto confeso, contesta con rapidez y rotundidad a las preguntas, saltando por los temas sin problemas ni complejos, a ritmo de un humor un punto gamberro. Le pillamos a punto de reestrenar en el Teatro Alfil En la Boca del Lobo, una obra que, según las circunstancias, califican de máscara contemporánea, comedia patética o teatro de la no interpretación. ¿Morro? Juzguen por sí mismos.
-Creo que su infancia son recuerdos de un patio de Sevilla.
-Son recuerdos de un patio de vecinos, más que de un patio de Sevilla. ¡Con decirte que nací en un barrio que se llama la Hermandad de Trabajo!
-Mi documentalista, es decir yo mismo, me transmite versiones contrapuestas y ya no sé si estudió Económicas, si estudió Historia o si era director general de la tuna.
-Hice dos años de Económicas y lo dejé. Bueno, más bien me dejó a mí, porque soy un cero a la izquierda en matemáticas. En la facultad había un taller de teatro, me piqué con eso y, cuando dejé Económicas, me matriculé en Historia por un lado, para estudiar Arqueología, que es mi vocación, y por otro lado entré en el Centro Andaluz de Teatro.
-O sea, que dejó el rescate de las piedras y se dedicó al rescaté de personajes.
-Pues sí. Ambas cosas tenían en común que tienen muchísimas salidas (risas).
-Tal vez sea más conocido como actor cómico, pero ha hecho usted de todo: comedia, drama, terror. ¿Es lo que se dice un actor todoterreno?
-Un buscavidas, mejor. A mí me divierte muchísimo actuar. Me lo paso muy bien. Y me da igual el género, la verdad. Es más, disfruto cambiando. Me cansaría de hacer reír continuamente o de hacer llorar continuamente
-Sólo en 2008 estrenó cinco películas, además de sus trabajos en teatro y televisión. ¿Adicto al trabajo?
-Me gusta mucho. Hay gente que se enamora de la vida, gente que se enamora de personas, gente que se enamora del trabajo. A mí, el único amor que me ha salido bien es el del trabajo. Y…regular, también, a veces (risas)
-Interpretó a Manolo Caracol en el biopic de Lola Flores. ¿Le doblaban en las escenas de riesgo, digo de cante?
-Absolutamente. Yo tengo un oído aquí y otro en Coria del Río. Pero te digo que en la película viví el momento de mayor intensidad interpretativa de mi vida. Llegué a entender las razones del flamenco, que es una cosa que a mí nunca me ha tirado.
-Muchos le consideran un secundario de lujo del cine español. ¿Se lo toma como un honor o le entra la pataleta y se pone a gritar que quiere ser protagonista?
-A mí lo que me interesan son los guiones. Lo mismo hago secundarios que protagonistas. No se trata de eso. Se trata de que el guión y el personaje sean interesantes y aporten algo a mi propia carrera.
-Ha repetido con muchos directores (Gracia Querejeta, Gerardo Herrero, Manuel Albadalejo). ¿Eso es por su profesionalidad, por ser buen tipo o por ser un pelota redomado?
-Les caigo bien (risas). A mí me gusta mucho el trabajo de interpretación intenso. Si te fijas, todos estos directores tienen especial cuidado con los actores.
-Ha dado el salto al cine internacional con su participación en El Che. ¿Piensa mudarse a Hollywood o es algo ocasional?
-Esto es lo mejor de toda mi carrera. Yo no hice El Che porque dije que no y, aún así, aparece en todos los sitios. El rodaje se pisaba con el de otra película y me pareció más interesante hacer esta que el papel que me ofrecían en El Che. Pero, bueno, está bien, que lo pongan.
-A lo mejor así le surgen cosillas por los Estados Unidos.
-Estados Unidos es un país que me mola. Creo que se pueden hacer cosas allí. Igual que muy antipático para unas cosas, es muy abierto para otras. Mucho más de lo que pensamos desde aquí. Claro, también depende a qué Estados Unidos te refieras. Yo hablo de Nueva York, por un lado, y de California por otro. En lo del medio me pierdo.
-Su personaje en Guante blanco me recordaba la canción de Julio Iglesias: ya sabe: “soy un truhán soy un señor”. ¿Se sentía identificado?
-Totalmente. Si yo hubiese querido ser alguien de mayor hubiese querido ser Mario. Un tipo más listo que tú, al que todo le sale bien, que con una miradita ya ha pensado qué quiere hacer. Me lo pasaba muy bien haciendo de Mario.
-¿Y con el personaje que representa en En la boca del lobo, un “actor pícaro”, se siente identificado?
-De hecho, soy yo. Bueno, la parte más patética de mí mismo. Trabajamos una técnica que se llama máscara contemporánea, que es la actualización de la comedia del arte italiana. Hacemos una máscara de nosotros mismos, tratamos de ver cómo nos representaría un actor. Por eso también lo llamamos comedia patética, porque muestra nuestra parte más patética que, en mi caso, es muy grande.
-Dicen ustedes también de esta obra que es “teatro de la no interpretación”. Suena a un poco de morro, en principio.
-Hombre, hombre… Como se ve en la obra, el teatro de la no interpretación es el fracaso absoluto de la compañía (risas). Pero nosotros defendemos ese concepto desde otro punto de vista. Teatro de la no interpretación…sobrada. Es decir, de la no interpretación teatral en exceso, de texto, de método. Nos aburre eso. Nos apetecía hacer una cosa más gamberra y más rock´n´roll.
-En la obra intentan meterse en la piel de las mujeres. ¿Alguna conclusión que nos resulte útil a la mitad masculina de la población?
-Que no lo hagan. La idea de este espectáculo era ver lo patético que puede resultar un hombre desde el punto de vista de la mujer. Improvisamos durante meses hasta que se fue cuajando un guión. Cuando teníamos algo medio arreglado empezamos a llevar sólo mujeres a los ensayos para opinaran. Nos importaba su risa y su visión.
-Me da la impresión de que muchos de ustedes tienen doble vida: el doctor Jeckyil de la televisión, popular, conocido y el Mr. Hyde del teatro, más oscuro.
-Ser actor implica un cierto desequilibrio psicológico (risas). Tenemos una profesión donde te gusta hacer de otro y cuanto más malo es el otro, mejor. En eso hay una parte pública, impúdica, muy exhibicionista y otra cerrada, contradictoria y oscura que es la personal. Al menos, en mi caso.

José Luis García-Pérez, Actor "culoinquieto"
"I'm hustler"
By Juan Ignacio Cortés.

The face of Jose Luis Garcia-Perez can be found in many of the most popular series in recent years on television in Spain (Aida, Police, Anna and the seven, a step forward ...). So we can remember movies that seems like an accident, Lola, Volando voy, Queens, Hector ... Furthermore, it has worked, and much in theater. Both productions outside as those of the company I co-founded: DigoDigo Theater. When you know in person, do not be surprised the extent of their curriculum. Culoinquieto confessed, quickly and emphatically answered the questions, without jumping on the issues or complex problems, a rate of one point hooligan humor. We caught about performance in the Theater at the mouth of Bishop Lobo, a work that in the circumstances described as contemporary masks, comedy and poignant drama of non-interpretation. Morro ¿? Judge for themselves.
I think that his childhood memories are of a courtyard in Seville.
These are memories of a neighboring yard, rather than a courtyard in Seville. Let say that I was born in a neighborhood that is called the Brotherhood of Working!
My documentalist, ie myself, I passed contrasting versions and no longer know where he studied economics, if you studied history or whether it was general manager of the tuna.
-I did two years of economics and I left. Well, let me rather for me, because I am a leading zero in mathematics. In college had a theater workshop, and with that pique me, when I dropped Economics, History, I enrolled in one hand, to study archeology, which is my vocation, and on the other hand joined the Centro Andaluz de Teatro.
-So he left the rescue of the stones and went to rescue people.
Well, yes. Both had in common that they have many outlets (laughs).
-Perhaps best known as a comic actor, but you have everything: comedy, drama, horror. Is that what you say a player off?
A-hustler, the better. I enjoy acting a lot. You're very good. And I do not care the genre, really. Moreover, I enjoy changing. I get tired of making us laugh continuously or continuously to mourn
-Only five films released in 2008, in addition to his work in theater and television. ¿Addicted to work?
"I like very much. Some people fall in love with life, people who love people, people who love the work. To me, the only love that I have left is the good work. And ... regular, too, sometimes (laughs)
Manolo Caracol interpreter in the biopic of Lola Flores. Are you double the risk of scenes, I say singing?
Absolutely. I have heard here and another one in Coria del Río. But I tell you that the movie lived peak intensity interpretation of my life. I came to understand the reasons for the flamenco, which is something that I never threw me.
Many regard him as a secondary luxury of Spanish cinema. Will you take it as an honor or entering the tantrum and starts screaming that wants to be a hero?
Me-what interests me are the scripts. I do the same secondary players. This is not the issue. This is the script and the characters are interesting and bring something to my own career.
"He has repeated many directors (Gracia Querejeta, Gerardo Herrero, Manuel Albadalejo). Is that for their professionalism, as well as a type or ball flask?
The down-right (laughs). I love the intense work of interpretation. If you notice, all these managers are particularly careful with the actors.
"He has made the leap to film with his participation in international Che. Will move to Hollywood or something casual?
-This is the best of my career. I did not do as Che said no and still appears on all sites. The filming was pisaba with another movie and I found this most interesting to me that the role offered Che. Well, okay, put it.
-Maybe so things will come for the United States.
United States is a country that I am cool. I think we can do things there. As for some very unpleasant things, is very open to others. Much more than we think from here. Of course, it depends what you refer United States. I speak of New York, on the one hand and California on the other. With half of me lost.
Your character in white reminded me of Julio Iglesias Song: you know: "I am a rogue am a gentleman." Will felt identified?
-Totally. If I had wanted to be someone had wanted to be more of Mario. A guy smarter than you, that everything goes well, with a Miradita already thought what to do. I went very well with Mario.
- And with a character that represents the mouth of the wolf, a "rogue actor" was identified?
-In fact, I am. Well, the most pathetic of myself. We work a mask technique is known contemporary, the update of the Italian comedy of art. We mask ourselves, we see how we represent an actor. That is why we call it pathetic comedy, because it shows us more pathetic, in my case is very large.
You also say that this book is no interpretation of the theater. " Sounds like a little hill, in principle.
-Man, man ... As seen on the site, the theater of the interpretation is not the complete failure of the company (laughs). But we advocate this concept from another point of view. Theater of the ... on no interpretation. Ie, no interpretation of theatrical excess, text, method. We are so bored. We wanted to do one more thing thug and rock'n'roll.
In the play-trying to get into the skin of women. Any conclusion we find it helpful to half the male population?
-What not to do so. The idea of this show was pathetic to see what can be a man from the standpoint of women. Improvise for months until it was a curdled screenplay. When we started we had just managed to half carry only women to test for opinions. We care about your smile and your vision.
"I feel that many of you have a double life: Dr. Jeckyil of television, popular, well known and Mr. Hyde of the theater, darker.
Be an actor implies a psychological imbalance (laughs). We have a profession where you like to do otherwise is wrong and the more the other, the better. In part this is a public, lewd, exhibitionist and very closed, contradictory and obscure that it is the staff. At least in my case.