jueves, 24 de abril de 2008

TAREA COMPARTIDA


¡Ay, yayay! ¡Cuántas veces interpretamos –consciente o inconscientemente– las cosas según nos conviene! Si más a menudo nos colocásemos en el lugar del otro, o de la otra en este caso, "otro gallo nos cantaría".