martes, 14 de julio de 2009

EL ELEGIDO

"¿Bueno, malo?... ¡Quién sabe!" Así comentaba un amigo, que ya murió, la actitud que uno debe tener ante los acontecimientos que nos suceden en la vida, seas o no un "elegido". Entonces, ¿nos quedamos quietos y dejamos que acontezca la vida? Pues no, pero deberíamos actuar siguiendo el consejo que en el Bagava Gita (Canto del Bienventurado) da Krishna a Arjuna, "Pon tu corazón en la acción pero no en su recompensa. No trabajes tras un resultado, pero no dejes de llevar a cabo tu trabajo (II,47). Actúa con el corazón desasido, en paz, renunciando a los frutos de la acción, firme por igual en el éxito y el fracaso. La ecuanimidad de la mente es el camino (II,48)".

the chosen one
“¿Good, bad? ... Who knows!" Thus he commented a friend, that already died, the attitude that one should have before the events that happen us in the life, be or not a "chosen". Then, ¿we remain quiet and we leave that the life happen? Therefore not, but we should act continuing the counsel that in the Bagava Gita (Song of the Bienventurado) gives Krishna to Arjuna, "Put your heart in the action but not in its reward. Do not you work after a result, but not to stop carry out your work (II,47). It acts with the heart disengaged, in peace, renouncing the fruits of the action, firm equally in the success and the failure. The impartiality of the mind is the road (II,48)".