miércoles, 20 de abril de 2011

LAS PRISAS NUNCA SON BUENAS... NI SIQUIERA PARA MORIR

Así que ya sabes, despacito no más... Respira lento y profundo, ama sin contemplaciones y contempla lo que amas, disfruta del camino y no sólo pienses en la meta. En fin, estamos en Semana Santa y pronto estaremos en Pascua, en el mundo cristiano se habla de Esperanza –con mayúsculas–, de que la Vida –con mayúsculas– ya ha irrumpido en la historia, de que la muerte –con minúsculas– no es el final del camino; también se habla de vacaciones durante estos días, y yo no me puedo sustraer a la llamada... ¡Hasta dentro de unos días!