viernes, 11 de febrero de 2011

DEMASIADO TIEMPO PARA PENSAR

Decía Goethe, "Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil." Y Francis Bacon apostilla, "Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde." Tal vez por eso no hay nada que más tema el establishment que el hecho de que la gente piense. ¿Y quién tiene más tiempo para pensar que un parado o una parada?... Claro que tener "tiempo para" pensar no significa que se vaya a "emplear en" pensar. Ciudadanos cobardes, fanáticos e idiotas, por desgracia, hay de sobra; y no sólo debido a iniciativa propia, también y sobre todo, a que los poderes de turno (políticos, económicos, religiosos, judiciales) ya se cuidan de crearlos y mantenerlos así. Radio, televisión, periódicos, leyes y reglamentos, educación reglada, normativas celestiales..., grandes inventos para que el rebaño no se levante, y el potencial pensador no enfile su mirada hacia la causa última de los problemas.