jueves, 7 de octubre de 2010

PIENSO, LUEGO...

Ya lo decía, y lo plasmó en un famoso libro, mi buen amigo Erich Fromm (personalmente no lo conocí, pero siempre lo he sentido muy cercano): "Tener o Ser". Resalto lo de "o", ya que el "y" parece incompatible según su punto de vista. Sin llegar a extremos, yo matizaría: tener lo suficiente para no dejar de ser. Claro, el quid de la cuestión es, "¿cuánto es suficiente?".
Si lo material se apodera de nuestra vida dándole privilegios que no debe tener, entonces se convierte en fin y no en medio, anula nuestro pensamiento ("el pienso sustituye al pensar") y caemos en lo que se ha dado en llamar materialismo.