martes, 21 de septiembre de 2010

HUMOR GRÁFICO Y EXPRESIONES DEL ESPÍRITU



Bruno Peron Loureiro *

Adital - La cultura tiene dinamismo y capacidad transformadora de los problemas locales y mundiales. El humor gráfico es un recurso que ha sido empleado para hacer críticas sobre aspectos políticos de un país, identificar contratiempos del desarrollo y despertar el sentimiento ciudadano.
El Salón Internacional del Humor de Piracicaba, ciudad de porte mediano del estado de São Paulo, Brasil, nació en 1974 como un intento de intelectuales regionales de materializar ideas y sentimientos sobre el mundo. Quisieron, más que eso, institucionalizar una práctica artística.

Pese a la restricción presupuestaria, el Salón emergió como un embrión internacional luego en sus primeros años a través de la participación de artistas extranjeros. A lo largo de las décadas, la oferta de trabajos aumentó igual que el prestigio del evento y el premio en categorías.

Este texto tiene el propósito de reconocer que: 1- lo local se combina con lo global de modo que las responsabilidades de un ciudadano de cualquier ciudad son mundiales; 2- problemas ambientales y sociales son patrones que se repiten en regiones diversas y remotas del planeta.

La importancia de la muestra artística del Salón trasciende el estigma de ciudades de porte pequeño y mediano en lo que se refiere a la proyección de sus tradiciones y políticas públicas. El evento incentiva la inversión de otras ciudades similares en programas culturales que refuercen el intercambio entre manifestaciones de partes distintas del mundo, como gastronomía, cine y teatro.

El humor está en evidencia en Brasil, aunque sea un recurso que se utiliza hace mucho frente a situaciones variadas, incluso de desgracia. Una de las acepciones de "humor", en el diccionario Larousse de la lengua portuguesa, es la "capacidad de valorar lo cómico, lo pintoresco, lo absurdo o lo insólito". La televisión ha explorado las facetas del humor en Brasil a través de programas como "CQC" y "Pânico na TV".

El Salón Internacional de Humor de Piracicaba, en 2010, llamó atención por el número significativo de trabajos sobre la destrucción ambiental y la urbanización inconsecuente. Las ilustraciones de contaminación atmosférica en Indonesia por las fábricas deberá ser capaz de, al menos, sensibilizar los promotores del "crecimiento".

Los dibujos condenan la reproducción del modelo voraz e insustentable de desarrollo. En la misma ciudad del evento humorístico, las quemas de los cañaverales pulverizan la ciudad, parte de los desechos se tira clandestinamente en locales prohibidos, un empleo de calificación alta se crea por cada veinte vacantes de braceros mal pagados, y barrios enteros apestan por falta de inversión en estaciones de tratamiento de aguas negras. Estos patrones se repiten en otros contextos nacionales como si la distancia física no ofreciera ningún impedimento: la deforestación, la contaminación del aire, la inundación, el tráfico vehicular, la concentración de edificios, el consumismo. En otras palabras, es posible interpretar un arte gráfico extranjero con nuestros propios códigos culturales.

El humor frecuentemente llena la impotencia del artista de hacer lo que no le corresponde por carencia de poder político. Delante de esta, le queda manifestar libremente la creatividad.

A lo largo de treinta y siete años de existencia del Salón Internacional de Humor de Piracicaba, se registran expresiones y demandas de un mundo en unísono. El Centro Nacional de Investigación y Documentación del Humor de Piracicaba (CEDHU, de la sigla en portugués), con sede en el conjunto histórico de edificios del Ingenio Central de la ciudad, reúne un acervo de centenas de obras gráficas de las ediciones anteriores del Salón.

La muestra es bien ordenada y se nota la presencia de una franja etaria amplia, lo que comprueba que el humor gráfico atiende a cualquier individuo que esté mínimamente enterado sobre el contexto en el que la obra fue producida. El trabajo artístico dialoga con el espectador.

Aunque el número de obras de participantes adultos y de otros estados y países sea mayoritario, hubo premiación de artistas de Piracicaba y el montaje de exhibiciones paralelas, incluso de niños. La acción es fundamental para promover el arte entre los jóvenes y la cultura de la ciudad.

Todos tenemos un lado artístico aunque no sea a través del humor gráfico.
Hay los que vehiculan el lado bello de lo humano a través de la gracia y la risa.
Basta identificar como materializamos las expresiones del espíritu.

[*Traducción del portugués al español por Bruno Peron. Enviado por Barómetro Internacional].
* Maestro en Estudios Latinoamericanos por la FFyL/UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México).