domingo, 1 de noviembre de 2009

EL CONTRATO NUESTRO DE CADA DÍA: YO ACEPTO.



Aunque habría que matizar algunas clausulas, pero globálmente dice verdades como robles. "No aceptar" individualmente es el primer paso para cambiar un sistema injusto, juntarse con otros "insumisos" y organizarse es el siguiente, actuar desde la radicalidad del amor y la noviolencia es la metodología; así podremos "liberar" este mundo liberándonos nosotros. Coloco el texto completo más abajo.

Yo acepto
“Acepto” es un texto -publicado en 2003 para conmemorar el triste aniversario de los acontecimientos del 11 de septiembre- “altamente simbólico para la humanidad“. Este texto, que fue leído, entre otros, en la radio francesa NSEO.com , nos recuerda severamente el contrato social que aceptamos con prórroga. Un acuerdo tácito que firmamos cada mañana al despertar y simplemente no hacer nada . Algo más que una crítica social, en este breve texto se destacan los hechos resultantes de nuestra innegable predilección por la comodidad, la indiferencia y la marginación. Hecho por Amistad sobre la Tierra, el 11 de septiembre 2003. Un anónimo que envió el texto a NSEO para que fuese radiodifundido.

Poco importan nuestras creencias o nuestras ideas políticas, el sistema instituído reposa en el acuerdo tácito de un tipo de contrato aprobado por cada uno de nosotros que a grandes rasgos os expongo:

1) Acepto la competición como base de nuestro sistema, aunque tengo conciencia de que este funcionamiento genera frustración y cólera para la inmensa mayoría de los perdedores,



2) Acepto ser humillado o explotado a condición de que se me permita a mi, humillar o explotar al ocupante de un lugar inferior en la pirámide social,

3) Acepto la exclusión social de los marginados, de los inadaptados y de los débiles ya que considero que las competencias de la sociedad tienen sus límites,

4) Acepto remunerar a los bancos para que inviertan mi salario a su conveniencia, y que no me transfieran ningún dividendo de sus gigantescos beneficios (que servirán para desvalijar a los países pobres, lo que acepto implícitamente). Acepto también que me cobren fuertes comisiones para prestarme un dinero que no es otro que el de sus clientes,

5) Acepto que se congele y que se tiren toneladas de comida para que no se hundan los precios, antes que ofrecerlos a los necesitados y permitir a algunos centenares de miles de personas que no mueran de hambre cada año,

6) Acepto que me esté prohibido poner fin a mi vida rápidamente, en cambio tolero que se mate lentamente inhalando o introduciendo sustancias tóxicas autorizadas por los Estados Unidos,

7) Acepto que se haga la guerra para hacer reinar la paz. Acepto que en nombre de la paz, el primer gasto de los Estados Unidos sea el presupuesto para la defensa. Acepto, pues, que algunos conflictos estén creados artificialmente para vender las existencias de armas y hacer funcionar la economía mundial,

8 - Acepto la hegemonía del petróleo en nuestra economía, aunque se trate de una energía costosa y contaminante, y estoy de acuerdo para impedir toda tentativa de sustitución, si resulta que se descubre un medio gratuito e ilimitado de producción de energía,

9) Acepto que se condene el asesinato del prójimo, salvo si los Estados Unidos decretan que se trata de un enemigo y nos animan a matarlo,

10) Acepto que se divida a la opinión pública creando partidos de derecha e izquierda que pasarán su tiempo combatiéndose, dándome la impresión de hacer avanzar el sistema. Acepto, por otra parte, a toda clase de divisiones posibles, con tal de que me permitan concentrar mi cólera en los enemigos designados cuyo retrato será agitado delante de mis ojos,

11) Acepto que el poder de manipular la opinión pública, antes detentado por las religiones, esté hoy en las manos de especuladores no elegidos democráticamente y sean completamente libres de controlar los Estados, ya que estoy convencido del buen uso que harán de ello,

12) Acepto la idea que la felicidad que se resume en la comodidad, el amor al sexo, y la libertad de satisfacción de todos los deseos, ya que es lo que la publicidad me machaca todo el día.

Cuanto más infeliz sea, más consumiré: cumpliré con mi papel, contribuyendo al buen funcionamiento de nuestra economía,

13) Acepto que el valor de una persona se mida según el tamaño de su cuenta bancaria, que se aprecie su utilidad en función de su productividad más que de su calidad, y que se le excluya del sistema si no es lo bastante productiva,

14) Acepto que se pague desmesuradamente a los jugadores de fútbol o a los actores, y mucho menos a los maestros o a los médicos encargados de la educación y la salud de las generaciones futuras,

15) Acepto que se aparten de la sociedad a los ancianos cuya experiencia podría sernos útil, ya que siendo la civilización más evolucionada del planeta (y seguramente del Universo) sabemos que la experiencia no se comparte ni se transmite,

16) Acepto que todos los días se me muestren noticias negativas y terroríficas del mundo, para que pueda apreciar hasta qué punto nuestra situación es NORMAL y cuánto suerte tengo de vivir en occidente, sé que mantener el miedo en nuestros espíritus no puede ser mas que beneficioso para nosotros,

17) Acepto que industriales, militares y políticos se reúnan regularmente, sin consultarnos, para tomar decisiones que comprometen el futuro de la vida y el planeta,

18) Acepto consumir carne de vacuno tratada con hormonas sin que me sea advertido explícitamente. Acepto que la cultura de la OGM (manipulación genética) se extienda por todo el mundo, permitiendo así a las multinacionales del sector agroalimentario patentar seres vivos, lucrarse con los consiguientes dividendos y tener bajo su yugo a la agricultura mundial,

19) Acepto que los bancos internacionales presten dinero a los países que deseen armarse y matarse, y de elegir así a aquéllos que harán la guerra y a los que no la harán. Soy consciente de que es mejor financiar a los dos bandos en conflicto con el fin de ganar un dinero seguro, y hacer durar los conflictos el mayor tiempo posible con el fin de poder rapiñar completamente sus recursos si no pueden reembolsar los empréstitos,

20) Acepto que las multinacionales se abstengan de aplicar los progresos sociales de occidente en los países desfavorecidos.
Considerando que ya es una proeza el hacerlos trabajar, prefiero que
se utilicen las leyes vigentes en esos países que permiten hacer trabajar a los niños en condiciones precarias e inhumanas. En nombre de los derechos humanos y del ciudadano, no tenemos derecho de injerencia,

21) Acepto que los hombres políticos puedan ser de una honradez dudosa y a veces incluso corruptos, pienso por otra parte, que es normal habida cuenta de las fuertes presiones que sufren. Para la mayoría por el contrario, la tolerancia cero debe ser impuesta,

22) Acepto que los laboratorios farmacéuticos y los industriales del sector agroalimentario vendan en los países desfavorecidos productos caducados o utilicen sustancias cancerígenas prohibidas en occidente,

23) Acepto que el resto del planeta, es decir, cuatro mil millones de individuos, pueda pensar de manera diferente a condición de que no vengan a expresar sus creencias en mi casa, y menos aún a intentar explicar nuestra Historia con sus conceptos filosóficos primitivos,

24) Acepto la idea de que no existen más que dos posibilidades en la naturaleza, a saber: expulsar o ser expulsado. Y si estamos dotados de una conciencia y de una lengua, no es ciertamente para escapar a esta dualidad, sino para justificar porqué actuamos de este modo,

25) Acepto considerar nuestro pasado como una consecuencia ininterrumpida de conflictos, conspiraciones políticas y voluntades hegemónicas, pero sé que hoy todo esto no existe ya que estamos en el súmmum de nuestra evolución, y que las únicas normas por las que se regula nuestro mundo son la búsqueda de la felicidad y la libertad de todo el pueblo, como lo oímos sin cesar en nuestros discursos políticos,

26) Acepto sin discutir y considero como verdades todas las teorías propuestas para la explicación del misterio de nuestros orígenes. Y acepto que la naturaleza haya podido tardar millones de años para crear un ser humano cuyo único pasatiempo es la destrucción de su propia especie en cuestión de segundos,

27) Acepto la búsqueda del beneficio como objetivo supremo de la Humanidad, y la acumulación de riquezas como la meta de la vida humana,

28) Acepto la destrucción de los bosques y la parcial desaparición de peces de ríos y océanos. Acepto el aumento de la contaminación industrial y la dispersión de venenos químicos y elementos radioactivos en la naturaleza. Acepto la utilización de toda clase de aditivos químicos en mi alimentación, ya que estoy convencido de que si los ponen, es por que son útiles y carecen de peligro,

29) Acepto la guerra económica que atenaza el planeta, aunque sienta que nos lleva hacia una catástrofe sin precedentes,

30) Acepto esta situación, y admito que no puedo hacer nada para cambiarla o mejorarla,

31) Acepto ser tratado como ganado, ya que en resumidas cuentas, pienso que no valgo más,

32) Acepto no plantear ninguna pregunta, cerrar los ojos sobre todo esto, y de no formular ninguna verdadera oposición ya que estoy demasiado ocupado por mi vida y mis problemas. Hasta acepto defender a muerte este contrato si me lo piden,

33) Acepto pues, en mi alma y mi conciencia y definitivamente, esta triste realidad virtual que colocan delante de mis ojos para impedirme que vea la realidad de las cosas. Sé que actúan por mi bien y el de todos, y les estoy agradecido.