jueves, 5 de abril de 2012

LOS NUEVOS CRUCIFICADOS

Este año viene la cruz en forma de tijera, de recortes laborales y de derechos de los trabajadores. Los caifás y los pilatos actuales, al igual que hace 2000 años, exijen sacrificios humanos. Los caifás, porque piensan que "más vale que muera un hombre –o dos, o tres, o...–" por los mercados, a que estos se pongan nerviosos y hundan al Estado; los pilatos, porque se lavan las manos ejecutoras aduciendo que son circunstancias impuestas e imposibles de eludir. Los nuevos crucificados son los de siempre, en los calvarios siguen dibujándose las mismas siluetas sufrientes; mientras, los caifás y los pilatos celebran en palacio, brindando con buenos vinos, lo acertado de su decisión. La historia se repite, y se actualiza, cada viernes santo, que para algunos dura todo el año.