viernes, 11 de noviembre de 2011

TODOS SOMOS HONRADOS, ¿O NO?

Por desgracia, esta postura relativista ante la cuestión de la honradez, lleva a algunos "espabilados" ("vivos", como gusta llamar en algunos países de Latinoamérica a estos personajes) a considerarlo todo como propio, y por tanto con derecho a a-propiarse de ello des-apropiando a otros. Para conseguir su objetivo, tales individuos, no dudan en utilizar la astucia, la fuerza, el engaño o la especulación en cualquier plaza, incluida la plaza del mercado bursátil.