lunes, 11 de enero de 2010

ATLAS Y EL CALENTAMIENTO GLOBAL


Que la cosa está que arde –no nos dejemos engañar por el gélido invierno que se está viviendo en Europa– lo sabe hasta el propio Atlas: cada vez le cuesta más sostener al mundo, y no precisamente porque se haya vuelto más pesado o Atlas se haya debilitado, no, lo que ocurre es que nuestro titan no estaba preparado para un calentamiento global como éste. Los políticos de turno –con el "espíritu parcheante" que les caracteriza– le han prestado unos guantes de cocina, pero ni con esas... Ya veremos cómo acaba todo esto...