lunes, 21 de diciembre de 2009

COPENHAGE: ACUERDOS DE MÍNIMOS.


De los "mínimos" no se pueden esperar "máximos", ni tan siquiera "intermedios". ¿Tenemos los políticos que nos merecemos? Si es así, también nosotros somos unos "mínimos"; si no, ¿a qué esperamos para "botarlos" –como se dice el América Latina–?